Si eres amante de la cocina o simplemente te gusta la comodidad a la hora de cocinar, sabes que una buena satén es esencial para lograrlo, pero no todos sabemos elegir bien nuestras sartenes, por lo que muchas veces terminamos tirando el dinero a la basura.
A veces invertir un poco más al final, sale más barato, ya que obtendrás un producto de calidad que durará por muchos más años. Existen miles de sartenes en el mercado, muchas de ellas con precios muy asequibles pero que duran muy poco, por lo cual tendrás que estar invirtiendo casi cada año en sartenes nuevas.

Factores a tomar en cuenta:

Así como todo, a la hora de elegir una sartén debes tener en cuenta distintos factores:

Tipo de cocina: debes tomar en cuenta que tipo de cocina tienes en casa. Las cocinas a gas y las de vitrocerámica, pueden utilizar el mismo tipo de sartenes, pero, por otra parte, las de inducción necesitan herramientas especiales diseñadas específicamente para este tipo de cocina (normalmente este tipo de sartenes son útiles para cualquier sistema de cocina). Consultar las especificaciones de la sartén será esencial para conocer para que tipo de cocina es apta, sino, puedes también saber si tu satén o batería es apta para inducción poniendo un imán en la base de la sartén o la olla: si éste se pega, puedes utilizarlos sin problemas en la placa de inducción.

Número de porciones o raciones: Toma en cuenta cuántos sois en casa, no es lo mismo cocinar sólo para ti que para toda la familia, por lo cual, el tamaño de las sartenes juega un papel importante, no queremos estar cocinando doblemente ¿no? Muchas veces las sartenes vienen en sets de distintos tamaños, por lo cual podrías sacar provecho de ello.

Material y recubrimientos: las buenas sartenes suelen estar hechas de hierro fundido, titanio, acero inoxidable, hierro mineral o aluminio. Algunas, pueden llevar un recubrimiento antiadherente, principalmente de teflón o cerámica. Otras, sin embargo, no necesitan ese recubrimiento. Es el caso de las sartenes de acero inoxidable que suelen ser las preferidas por cocineros profesionales.

Precio/calidad: Una vez elegido el o los materiales de tu sartén, puedes buscar la de mejor relación precio calidad según tu presupuesto. Una pregunta que debes hacerte antes de la compra de una sartén es: ‘’ ¿cuánto invierto por año en sartenes actualmente?’’. Al elegir una buena sartén e invertir quizás tan solo un poquito más, obtendrás platos con mejor cocción, en menos tiempo y más saludables.

Conozcamos un poco acerca de los materiales de las sartenes:
Hierro fundido: Estas sartenes se caracterizan por tener una transmisión térmica uniforme, ayudan a que prevalezca el sabor de nuestras comidas y que sea más saludable, con un acabado natural sin aditivos químicos ni pinturas. Si las cuidas de forma correcta podrán durarte toda la vida y son aptas para todo tipo de fuego. Sin embargo, puede mencionarse como desventaja su peso y que el cuidado es mucho mayor, ya que si no se le da el tratamiento correspondiente los alimentos pueden adherirse a la superficie y corren el riesgo de que se oxiden.

Acero inoxidable: destacan por su larga duración y porque los alimentos no se adhieren a ellas. Para lograr esto es necesario en precalentamiento intenso antes de echar el aceite o la comida y dejar que se caliente muy bien. Para su limpieza, será suficiente un frotado con lana de acero de la más fina y quedará como nueva.

Cerámica: antes que nada, cabe destacar que la mayoría de las veces estas sartenes no son 100% cerámica, suelen ser sartenes de acero esmaltado o acero inoxidable, pero cuyo recubrimiento antiadherente es cerámico. Este tipo de sartén no libera sustancias tóxicas cuidando el ambiente y la salud, son aptas para todo tipo de cocina, fáciles de limpiar y a un buen precio, no obstante, con el tiempo pierden la capacidad antiadherente, necesitan complementos específicos que no las rayen y hay que ser cuidadosos con su limpieza y almacenamiento.

Teflón: Es un material sintético que recubre la superficie de la sartén con el objetivo de evitar que los alimentos se peguen a esta. Anteriormente, este material se componía por sustancias que emitían gases tóxicos, pero hoy en día, estas sartenes están fabricadas libres de PFOA y no son perjudícales para la salud. Son de fácil limpieza, suelen tener buenos precios y buena capacidad antiadherente, por otra parte, se rallan fácilmente y la capacidad antiadherente se va desgastante conforme al uso.

Ahora que ya sabes todas estas cosas esperamos que te sea mucho más fácil elegir una buena y duradera satén y que te pongas en marcha para preparar los platos más deliciosos y sorprender a todos en casa.

Cuidado de la sartén antiadherente:

Cuidar tus sartenes antiadherentes es muy sencillo, si sigues estos pequeños y fáciles consejos la vida de tus sartenes será mucho más prolongada.
Lo primero y lo más simple: leer las instrucciones del fabricante. Son pocas las personas que lo hacen, pero… ¿Quién conoce mejor su producto que quién lo ha fabricado? Usualmente suelen ir las instrucciones de cuidado del producto en el empaque o en un manual de instrucción, allí podrás ver las indicaciones del fabricante para que tu sartén perdure mucho más tiempo.
Seguir las instrucciones de lavado es muy importante, hay algunas que prohíben el uso de lavaplatos o ciertas esponjas porque puede dañar el material y su utilidad antiadherente, por otro lado, algunas no son aptas para el lavavajillas, entre otros.

Curar la sartén:

El paso número uno es que se debe tomar en cuenta que este tipo de sartén no necesitan ser curadas antes del primero uso como suelen ser las de hierro. El recubrimiento ya es de por sí antiadherente, por lo cual, cualquier cuidado extra no lo protegerá ni aumentará sus propiedades, al intentar ‘’curarlo’’ lo más probable es que se estropee y quede con rallones.
Por otra parte, es recomendable que en el primer uso se lave la sartén con agua caliente y una esponja suave, secar bien con un paño o servilleta de papel, calentar la sartén durante algunos segundos, añadir un poco de aceite de cocina por todo el interior y retirar con un papel de cocina. Esto se debe hacer periódicamente para mantener el antiadherente en buenas condiciones.

Curar la sartén:

Para preservar su calidad por mucho más tiempo sigue los siguientes pasos:
No colocarla a calentar vacía y evitar excesos de temperatura.
Usar siempre a fuego flojo: medio y medio-fuerte, dejar el más alto para reducir líquidos.
No dejar la satén vacía sobre una placa caliente sin importar que esté apagada.
Deja que se enfríe sola.
No utilizar utensilios de metal para remover alimentos. No utilizar tenedores o cuchillos NUNCA. En su defecto, utiliza utensilios de madera, de fibra o silicona que no dañen la superficie.
Para su almacenamiento utiliza protectores de sartén o no coloques nada encima de ellas.